Villapun & Mata Abogados en Alcalá de Henares

En esta entrada se analizan dos supuestos comunes en los que no debería liquidarse el Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalía municipal), a saber:

1º) Supuestos de inexistencia de incremento de valor.

2º) Extinción de comunidad de bienes.

 

             En el primer supuesto, de inexistencia de incremento de valor, debemos recordar que la Sentencia del Tribunal Constitucional de 11 de mayo de 2.017 y ratificado por otras de dicho año, determinan la inexistencia de hecho imponible del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, cuando el interesado acredite la inexistencia de incremento del valor del terreno. Por su parte el Tribunal Supremo en multiples Sentencias del año 2.018 y 2.019 ha fijado como criterio interpretativo en relación con la interpretación de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales que determinados preceptos adolecían de inconstitucionalidad y nulidad parcial, siendo sólo aplicables en aquellos supuestos que el obligado tributario no logre acreditar que la transmisión de la propiedad de los terrenos no ha puesto de manifiesto un incremento de valor, o lo que es igual, una capacidad económica susceptible de ser gravada.

        La carga de la prueba de la ausencia de incremento de valor del terreno corresponde al interesado y en estos supuestos podrá probarse el decremento patrimonial bien a través del cotejo de los precios en la escritura pública de adquisición y transmisión o bien a través de informe pericial.

            El segundo supuesto, es el relativo a la extinción de comunidad de bienes, y más comúnmente, cuando se produce la disolución de comunidad de bienes sobre bien indivisible con compensación en metálico por el adjudicatario al resto de condueños, estamos ante un supuesto de no sujeción al impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalía municipal).

           Así lo delimitó ya una aneja Sentencia del Tribunal Supremo del año 1.993 donde se indica que el acto extintivo del condominio en el aspecto fiscal no es un acto transmisivo de la titularidad dominical, que constituya objeto de tributación por el concepto de incremento del valor de los terrenos.

            Más modernamente se ha reiterado por el Tribunal Supremo que: “la división y adjudicación de la cosa común son actos internos de la comunidad de bienes en los que no hay TRASLACION de dominio, de modo que en consecuencia por primera transmisión sólo puede entenderse la que tiene como destinatario un tercero”.

         También no está de más recordar que en aquellos supuestos en los que se considere improcedente la liquidación efectuada, el plazo para interponer recurso es de un mes desde la notificación de la liquidación.

              Villapun&Mata Abogados

 

 

 

Escribir un comentario:

*

Tu email no será publicado.