El Tribunal Supremo ha establecido como doctrina legal en Sentencia de 3 de octubre de 2.018 que «las prestaciones públicas por maternidad percibidas de la Seguridad Social están exentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas». En consecuencia, quienes hayan percibido prestaciones del INSS por maternidad durante los años 2.014, 2.015, 2.016 y 2.017 pueden tramitar la oportuna rectificación de las declaraciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Fisicas presentadas en dichos ejercicios e inherente solicitud de devolución de ingresos indebidos.